.

 

 

 

 


La Isla


Ubicación


Historia


Flora


Fauna


Lugares


Fotos


Mapas


 

 


 

Cartas del Lazareto

Rubén Darío

 

 


 

 

Artículos de Camping

 

 

Náutica y Kayaks

 

 

 


 

Historia

 

1516 - 1830

1831 - 1861

1861 - 1900

1900 - 1945

1946 - ......

 

1861- 1900

A partir de 1861 ya finalizada la guerra entre Buenos Aires y la Confederación, se reactivó la extracción de piedras, que no se había interrumpido en esos años; se fortifica la isla con la construcción de cinco baterías de cañones, cinco polvorines, un edificio para cuartel y uno para presidio. Este hecho genera la protesta de Paraguay, que carecía salida al mar y veía en esto una actitud hostil.

En 1868 se destina un lugar en el sector sur para el Lazareto, y en 1870 se instaló la “subdelegación de Marina”, que más tarde paso a llamarse “Subprefectura”.

Ese mismo año de 1870 se produce una sublevación y fuga masiva de presos  con gran cantidad de heridos. Los amotinados lograron fugarse hacia la costa oriental, con embarcaciones que capturaron en el Puerto Viejo. De los 31 sublevados, 27 lograron fugar, pero fueron recapturados todos a los pocos días.

En el año 1873, la Provincia de Buenos Aires aprueba una nueva Constitución, en la que fue sacado el texto donde afirmaba la pertenencia de Martín García a dicha provincia, aunque a pesar de ello la isla sigue en manos de Buenos Aires. Ese mismo año, en noviembre, los buques de ultramar “Anita”, “Emilia” y “Villeta”, son detenidos frente a la isla en cuarentena, convirtiéndose de hecho en lazareto.

El telégrafo llegó a la isla en 1875 luego del tendido de un cable subacuatico. Hasta 1882, que fue habilitado para uso público, solo se utilizó con fines militares. Una Escuela y el Correo se abrieron también por aquellos años. Aquel año, también se inició la construcción de una “ciudadela” fortificada, pero pronto, ante la escasez de recursos, la obra quedo definitivamente clausurada.

Para 1878 llegan los primeros prisioneros indígenas capturados en el sur, en la llamada “conquista del desierto”. Cientos de indios fueron hacinados en carpas y galpones levantados en la península de “Punta Cañon”. Trasladados como ganado, maltratados, desterrados de su tierra, los más fuertes eran destinados a trabajos duros y el resto “a deposito”, termino que significaba que no estaban destinados ni al presidio, ni para servicio, ni para trabajos forzados, sencillamente “a deposito”.

En 1879 una epidemia de viruela mato a más de 400 indios diezmando la población ya que quedaron solo algo más de 150 de ellos.

Entre los caciques llevados a la isla, se destacan Vicente Pincén, Epumer Rosas, Juan José Catriel.

En 1883 se inaugura un faro de madera de 8 metros de altura con 8 lámparas y 16 mechas. Un año más tarde se refuerza el Lazareto y se instala un campamento sanitario con 400 carpas y que se amplían con galpones debido a la epidemia de cólera y fiebre amarilla. Durante abril de ese año, 1884, un temporal y sudestada derriba el paredón del cementerio que se encontraba al este de la isla, “el cementerio viejo”, en la ahora zona intangible, y el agua ingresa y anega las tumbas.

En 1886 se construye por fin el lazareto y crematorio que había sido solicitado en la época de Sarmiento. La isla pasa a jurisdicción de la Marina a través del Ministerio de Guerra y Marina.

Entre la inauguración del lazareto y el fin de las “cuarentenas”, pasaron por la isla casi 1900 pasajeros de primera y más de 32.000 de tercera, registrándose 181 muertos que fueron cremados allí.

Rubén Darío, el poeta nicaragüense, fue uno de los tantos “visitantes ilustres” de la isla. En 1895 realizó una corta visita de unos días a Martín García, donde escribió una serie de tres notas para el diario “La Nación” de Bs. As. llamadas “Cartas del Lazareto”. Rubén Darío se alojó primero en uno de los pabellones del Lazareto, y luego se mudó a  la casa que, en la actualidad, se lo recuerda. En la noche del 23 de mayo de 1895 Darío escribió en la isla, su famoso poema que llamó “la Marcha Triunfal”.

Por esos años, casi a finales de siglo, se inaugura el registro civil (1892); se crea el cargo de Juez de Paz (1895); se derogan, por orden del Presidente Roca, todas las concesiones  de extracción de piedras (1895); la cárcel se convierte en presidio militar; se abre la escuela de grumetes (1896).

En 1899 se inaugura el nuevo cementerio (el actual en uso), luego de que unos años antes otra sudestada volviera a inundar las tumbas del cementerio viejo.

Más de la historia de Martín García


 

 
 

Isla Martín García - www.islamgarcia.com.ar

Webmaster: Roberto Vilmaux para chanaaventuras®